El Modelaje

Lunes, 29 de noviembre de 2010 por Roberto Romero García, archivado en Gestión del Cambio

A lo largo de nuestras “trayectorias” -para algunos- se viven “procesos”; la opción de otros, que son acompañados por figuras que dejan un marcaje personal en el camino, a lo que llamamos modelos. Uno mismo, una persona, un grupo de personas, una organización, una manera de estructurar una compañía, la forma de resolver problemas o de enfrentar  situaciones, es un modelo que te deja instantes, momentos, vivencias y aprendizajes que son parte de tu cultura, que marcan tu persona, y el rumbo que debes seguir.

Lo que distingue a una cultura de otra, es lo que las personas pueden pensar, decir o hacer dentro de ella, tomando como referencia, los modelos que la han hecho fuerte porque han institucionalizado valores, creencias, supuestos entendidos, formas de SER y de reaccionar, invitando al SEAMOS dentro de un mismo entorno y un contexto que los identifica.

El modelaje lo defino como el proceso o la trayectoria en el que un individuo decide SER parte de una complicidad con otra persona, a la que reconoce como MODELO, para convertirse en una unidad, invitando al SEAMOS dentro de un entorno y contexto que los caracteriza: como lo puede ser la empresa, el sector económico que comparten, el giro de negocio al cual se dedican, su apellido, un título, su profesión, el fraccionamiento donde viven, el partido político al que pertenecen o el líder con el que se identifican.

Si ejemplificamos la relación entre una persona y su modelo con dos  líneas paralelas, donde la línea A es la persona y la B es el modelo, conseguimos dos tipos de modelajes.

Romero, Roberto 2009.

Si la persona y su modelo gestionan con una relación de inicio y fin, hacemos referencia a una convivencia por medio de procesos (Fig. 1), y en cambio; si marcan un inicio a la hora de compartir, sin terminación, es una relación persona-modelo que se lleva a cabo por trayectorias (Fig. 2): donde comienzan un camino y los resultados del mismo proyectarán un visión futura sin fin. El proceso inicia y termina (Fig. 1), mientras que la trayectoria marca un principio carente de un fin (Fig. 2).

El modelaje como la relación bilateral entre el individuo y su modelo, se puede dar por proceso o por trayectoria: El modelaje por proceso comienza y en un determinado tiempo termina (Fig. 1), y el modelaje por trayectoria tiene en cuenta la fecha de comienzo y no la de fin (Fig. 2).

El modelaje se genera por la necesidad intrínseca humana de buscar un referente. Carls Rogers afirma que el concepto que tiene una persona de sí misma, se sustenta en la búsqueda por alcanzar la unidad y la totalidad, para llegar a la coherencia personal, y esto comenta que se consigue buscando un referente, un modelo que alinee la experiencia que se pretende alcanzar y la percepción que tiene el individuo de lo que significa lograr esa vivencia.

Los procesos y las trayectorias surgen en cualquier persona de manera natural, la diferencia estriba en que la persona elija vivirlas de manera individual o con un acompañante que lo guíe y que sea para ella un referente: su modelo.

Todas las personas según como transcurra la línea del tiempo nos preguntamos: ¿Qué sigue? Ya sea al iniciar algo o al dar por terminado alguna otra situación, elegimos como queremos que se establezca el inicio de algo nuevo, y si deseamos que termine o que continúe por un determinado tiempo.

El contar con acompañamiento al iniciar un proceso o una trayectoria es una decisión personal, que tiene que ver con el temperamento y carácter del individuo: No es lo mismo estar solo que desolado” (Budda), lo que evita la desolación es una figura, una situación, una persona, un concepto, una compañía, una gestión, una forma de resolver, una manía, un fan: Un modelo.

A Cromo por compartir.

FUENTE: Notas del autor.

* Los contenidos publicados en este post son responsabilidad exclusiva del Autor.

Etiquetas: , , ,

Un comentario a “El Modelaje”

  1. Felicidades Roberto… me ha encantado!!! Coincido en que mi Gestión del Modelaje es por Trayectorias, al cual le sumo el acompañamiento en cada proceso.
    Un fuerte abrazo!
    Fernando

Deja un comentario

(requerido)